«He contratado al mejor periodista en mi país», me comentó un funcionario venezolano y agregó muy efusivo «ahora voy a tener buena comunicación. Van a conocer lo que se hace y llegaremos a todas partes». Mi respuesta, no se hizo esperar y con respeto le contesté «¡Ud. está equivocado!». Hacia el nuevo perfil del profesional de la comunicación

Lamentablemente todavía se observa en algunos países de Latinoamérica que periodismo es tratado como sinónimo de comunicación corporativa, institucional y garantía de eficiente llegada del mensaje a los públicos objetivos de interés.

A muchos les cuesta comprender que salir en los diarios no es sinónimo de popularidad. Que todos los integrantes de una sociedad no tienen acceso a los matutinos o vespertinos impresos y/o programas informativos en radio y televisión. O peor aún, no se contempla la posibilidad de que existen personas de altos recursos que no desean acceder a las noticias, sino a otros soportes de entretenimientos (incluso pagos) o a ninguno.

Sabido es que la comunicación corporativa o institucional (en empresas públicas o privadas, organismos gubernamentales o no, instituciones, fundaciones, asociaciones, etc.) es aquella que comprende a la comunicación verbal, interpersonal, audiovisual, escrita, televisiva, entre otras en diversos soportes. Es una materia compleja para aprender, entender y desarrollar.

Puede interesarte escuchar

Un acercamiento al perfil del profesional de la comunicación

Realizar un trabajo de comunicación sobre una persona o empresa requiere de conocimientos amplios. Comunicación no se hace con una mera gacetilla, parte o comunicado de prensa dirigido a los medios y sus integrantes. No se logra solo con contactos, influencias y llegada a periodistas integrantes de medios de comunicación. ¡Esto, solo es una parte!

La eficiencia y éxito de un mensaje, la creación de una identidad y su consecuente imagen, la cosecha de reputación positiva, la credibilidad, confianza en el público, entre otros, solo la logrará un profesional de la comunicación que contemple una sana y rica estrategia teniendo en cuenta a todos los públicos (externos e internos).

En la era global en la que nos encontramos inmersos, con crisis financieras (tanto mundiales como regionales), cambios políticos, de mercacados, instituciones; sumado a la maduración de la sociedad en sí misma y la exigencia en el cuidado de los derechos humanos universales, por solo nombrar algunos ejemplos, hace que el escenario social sea cada vez más complejo (con visos de inestabilidad).

Estos cambios ameritan influencias hacia dentro y fuera de las organizaciones exigiendo la figura de una persona preparada y actualizada de forma constante, que tenga la virtud de adelantarse a los potenciales hechos para beneficio de la empresa o de quien se trate.

No solo hay que comunicar a los periodistas en los medios pensando que con ello alcanza. Se debe cuidar a los integrantes de un equipo, accionistas, proveedores, clientes, competencia, etc., adaptando para cada uno de ellos el mensaje y brindando a su vez canales de ida y vuelta con el fin de acceder también a las respuestas, comentarios o críticas logrando así perfeccionar el trabajo final.

Cambios en los consumos de información

Los cambios en el mundo también producen alteraciones en los usos y costumbres que necesariamente deben ser estudiados. El impulso en las sociedades de la información, que surgen con el uso e innovaciones constantes de las tecnologías de la información y las comunicaciones, aseguran que el trabajo a realizar es inmenso y lleno de oportunidades para una positiva estrategia comunicacional que no tiene como objetivo una simple aparición o mención en un servicio informativo en los medios tradicionales de comunicación.

El trabajo de comunicación que se realiza para una empresa o una persona sin lugar a dudas es constante (hasta cuando se piensa que no se comunica), complejo y compuesto por un sin fin de variables dependientes e independientes que deben ser gestionadas, tratadas, visualizadas e inclusive anticipadas. No es una simple transmisión. ¡La Comunicación es trabajo para un profesional de la comunicación!

El presente artículo «Hacia el nuevo perfil del profesional de la comunicación» es la Editorial de Revista DIRCOM N° 82

Perfil del profesional de la comunicación

0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *